© COPYRIGHT

DE ACUERDO AL DECRETO 1.122 DE 1970, TODAS LAS FOTOGRAFÍAS, TEXTOS Y MATERIAL ANEXO DE ESTA OBRA; TOMADA DEL ORIGINAL CREADO, PRODUCIDO Y EDITADO POR EDICIONES MULTIMODEL, ESTAN PROTEGIDAS POR LA LEY RESPECTIVA.

LOS CDs U OTRO SOPORTE QUE ACOMPAÑAN LAS EDICIONES IMPRESAS, SE RIGEN BAJO EL MISMO TENOR, ENTENDIÉNDOSE QUE ES DE USO PRIVADO DEL ADQUIRIENTE.

LA EDICIÓN, DUPLICACIÓN O USO FUERA DE SU CONTEXTO, POR CUALQUIER MEDIO, DEBERÁ SER EXPRESAMENTE SOLICITADA A LA EDITORIAL AL MAIL:

edicionesmultimodel@gmail.com

martes, abril 11, 2017

B-25J-25NC en Chile

EN PRODUCCIÓN

Al rescate histórico de un clásico y noble bombardero

Chile y su aviación militar inicia la saga de los bombaderos en 1926, con la adquisición de los trimotores Junkers R.42, de origen alemán. Once años después, ya como Fuerza Aérea de Chile, se adquieren los bimotores Junkers 86 K10, de accidentada trayectoria y corta vida operacional.
En el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos de Norteamérica, bajo el pretexto de investigaciones científicas, traslada una dotación de MITCHELL B-25, versión F.10, los cuales son basados en Quintero, donde operan en la práctica como apoyo al Comando Costanero, compuesto por KINGFISHER, CATALINA y otros aviones menores.
Culminado el conflicto, se desarrolla un curso para tripulaciones en la misma base de Quintero, con el objetivo de entrenarlas para comandar y tripular los P-47D30 y B25J. Si bien Chile ya había aceptado la cesión de los THUNDERBOLT, no era así con los MITCHELL, los cuales, una vez culminado el curso, son ofrecidos a la Fuerza Aérea chilena, sin que ésta observe mucho interés, al menos oficialmente, en ellos.


Es en este punto donde se inicia la historia del B-25J-25NC MITCHELL III en Chile, y que motiva la reedición, en formato Dossier, de este clásico de la guerra de 1939/1945.
Una revisión exhaustiva, con la suma de nuevos esquemas de decoración y pintura, se está preparando, con el objetivo de rescatar al hermoso modelo de doble deriva y que fuera la base de los Grupos de Bombardeo chilenos.
Lejos de ser un modelo monotemático en su esquema de colores, se ha logrado reconstruir seis variaciones, las cuales se incorporan en escala 1:72 en la próxima publicación.
Fue el primero de su tipo en dotar el Grupo de Aviación N° 8 en sus orígenes y fundamental en el entrenamiento de las tripulaciones que, posteriormente, operarían otro clásico, el B-26 INVADER.

Con el firme apoyo de la Sección Historia del Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio y su Archivo documental y fotográfico, la nueva edición del B-25J MITCHELL, se encuentra en preparación para una pronta edición.




Seguidores